lunes, 15 de septiembre de 2014

El Cantón Rural (La Cuba)

Supongo que muchos de vosotros no sabréis donde está La Cuba. Pues desde hoy ya tenéis una buena razón para visitarla, El Cantón Rural. A muy pocos kilómetros de Mirambel y jugueteando con la provincia de Castellón se encuentra este pequeñísimo pueblo y este peculiar establecimiento.

El complejo está compuesto de habitaciones y apartamentos y un entorno bastante especial a las afueras del pueblo. Respecto al restaurante tiene una planta baja haciendo de sala-bar y un comedor en la segunda planta. Todo rústico, de madera y muy agradable.

Respecto a si merece la pena desplazarse hasta allí solo para comer, pues podríamos decir que depende de donde te encuentres. Si es para pernoctar por la zona, rotundamente sí.

Elegimos el menú más extenso, que consta de 5 entrantes al medio, un principal y postre. Acompañado de botella de vino crianza de las Planas de Castellote. Respecto al vino, que era de 2004 diría que está algo pasado, aunque sigue siendo agradable de beber. El precio total es de 25 euros por persona, a los que tuvimos que añadir el agua y los cafés.

Nos reciben en traje regional, algo curioso, que nunca he visto y que dice mucho del lugar. Gente muy amable.

Detalle de la casa, unas olivas negras del Bajo Aragón y unas gambas gabardina.

Empezamos con una ensalada variada con cantidad de frutas deshidratadas, piñones, huevo, jamón y queso. Gran cantidad, aunque alguna de las variedades de ensalada no me cuadrasen.

Continuamos con unos embutidos de la zona y queso de Tronchón, con pan con tomate y aceite.
Los embutidos son chorizo, salchichón cecina y jamón. Todo bien.

Luego rollitos de pavo en vinagreta de frutos secos, creo que lo mejor que probamos. Aunque fue algo escaso.

Llegaban las croquetas caseras, en forma de triángulo y que estaban bastante ricas. Me quedo principalmente con su crujiente rebozado.

Por último, alcachofas rellenas de gambas.

Y esto fueron los entrantes. Ahora llegan los principales.

Redondo de cordero deshuesado con trufa y patatas asadas. Algo soso para lo que prometía el título.

Cabrito rebozado con patatas fritas y espárragos trigueros. Uno de los mejores platos del menú y que como casi nunca falla. Es una de las formas más sabrosas, con permiso del ajillo, para preparar el cabrito.

Por último tomamos el postre, piña natural bastante buena y trufas de chocolate.

Café y para casa.

En definitiva un buen sitio para comer a un precio razonable.




De momento la escapada más larga de Teruelgourmet. Hasta la próxima!!!!!!!!