lunes, 10 de febrero de 2014

Aquabona (Cañizar del Olivar)

Seguro que a todos os suena esta marca. Lo que mucho no sabeis es que se fabrica muy cerca de aquí, en el municipio de Cañizar del Olivar. En esta ocasión no vamos a pasar a describir el producto, ni a catarlo, ya que estamos hablando de agua. Lo que voy a explicar es como se extrae, se embotella, y el gran valor que tiene para la zona este manantial.

Lo primero que me gustaría destacar es el lugar. A más de 1350 metros se encuenta la finca la Mezquitilla, en plena sierra de Majalinos. Más arriba del puerto de las traviesas, entre Castel de Cabra y Gargallo se encuenta este paraje único, precioso, escondido y que en invierno nos muestra su mejor cara. 

La entrada a la planta está muy controlada, ya que se trata de productos alimenticios. Nos colocamos un  gorro y un chaleco para poder acceder. El proceso es maravilloso y podemos ver como se transforman las botelas desde ser un pequeño plástico duro, hasta que están preparadas para ser cargadas en los trailer.

La limpieza es una de las cosas que más llama la atención. Pasamos por la fabricación de botella, llenado, etiquetado, empaquetado y retractilado. Todo esto hasta este punto sin intervención del ser humano, todo manejado por unos robots que parecen llegados del futuro. 

La capacidad de producción ahora en invierno, con tan solo una de las tres lineas de producción en funcionamiento es de 12.000 botellas/hora, lo que equivale a unos 10 tailers diarios. En verano llegan a los 40. Aun estando en epoca de baja producción, los empleados de la planta son 30 y se duplican en verano, por tanto es un referente en localidades que la rodean, que apenas pasan de los 100.

Aquí os dejo unas fotos y unos vídeos y,

a beber agua de Teruel!







video
video

video




lunes, 3 de febrero de 2014

Dominio del Maestrazgo (Alcorisa)

Pocas son las bodegas establecidas en la provincia. El principal problema con el que contamos, la altitud y el clima. La mayor parte de la superficie está bastante elevada, lo que dificulta el cultivo de la vid.

En esta ocasión nos desplazamos hasta Alcorisa, población del Bajo Aragón que está empezando a desarrollar vinos en la bodega llamada Dominio del Maestrazgo. Situada en el cruce que nos lleva hacia Andorra, la bodega por fuera más bien parece una nave industrial aderezada con unos aires a bodega tradicional, emulando unos arcos y unas columnas en rojo. Cuando subimos las escaleras, encontramos una gran sala, a la izquierda una barra donde podemos catar los vinos y a la derecha una exposición con los vinos, todo muy bien ordenado. Al fondo una sala de catas, sala audiovisual y bajando las escaleras la bodega.

El vino que vamos a probar da el nombre a la bodega "Dominio del Maestrazgo", añada de 2011 y 14º, aunque poseen otros 4 diferentes (blanco, crianzas de 6, 12 y 22 meses). La botella de color verde oscuro y una imagen bastante tradicional, en cuanto a tipografía y diseño. Etiqueta de color sepia con estrella mudéjar de ocho puntas y racimo en medio.

El vino se compone de tres variedades: Garnacha, Syrah y Tempranillo, y ha permanecido 12 meses en barrica de roble francés y húngaro. Visualmente tiene un color morado, pero que empieza a dejar ver la crianza con tonos rojizos. Aromáticamente destacan las frutas rojas maduras y algo de madera. En boca intenso, con sabor a frutas maduras, plátano y lácteos. Alcohólico. Retrogusto agradable aunque con el tanino muy marcado, lo cual quiere decir que le queda por evolucionar.

Un buen vino para tomar varias copas, combinado con comidas ligeras o tapas. Bajo mi punto de vista no recomendado para comidas de mucho sabor, como carne de caza, ternera, etc. ya que no tiene el cuerpo suficiente y pierde protagonismo.

El precio de la botella, algo más de 9 euros.