miércoles, 22 de enero de 2014

Doruel, patatas fritas de Teruel

Hoy nos trasladamos a Villarquemado, para quien no lo sepa, se situa entre Cella y Santa Eulalia, en la autovía mudéjar que conecta Zaragoza con Teruel. Tierra famosa por sus patatas y que por ejemplo en Cella ya es marca registrada.

Estas patatas son cultivadas a 1000 metros de altitud. Y luego son fritas en aceite de oliva en una sartén hasta conseguir el aspecto dorado y crujiente. Se pueden tomar tanto directamente del envase como calentadas en microondas, consiguiendo así un toque de recien hecho.

Este producto no tiene nada que ver con las típicas patatas que encontramos en el súper. La variedad de patata y el aceite de oliva le dan un gusto y sabor diferencial. En cuanto al packaging o envase, es atractivo y plasma lo que contiene, un producto de pueblo, hecho con cariño, dejando ver lo que contiene y te vas a comer. Producto natural.

En boca muy crujiente, poco saladas y con mucho sabor. Dejando un retrogusto que invita a cojer otra.
Para quienes hayan probado las de Soria, que hasta ahora se han llevado la fama, podemos decir que estamos ante un producto muy similar.

La verdad es que merecen la pena y no importa pagar un poco más por un buen producto y más si es de la tierra...








lunes, 13 de enero de 2014

Hoy probamos...Jamón D.O.Ramiro Guillén (Villarroya de los Pinares)

Conocí este secadero allá por 2007, cuando estaba trabajando en Aliaga. La población de Villarroya de los Pinares se encuentra en el Maestrazgo a unos 1321 metros de altitud, ubicación que le sirve para poder proceder a su secado de forma excepcional. Destaca la forma artesanal de producirlo.

El jamón de Teruel, para el que no lo sepa, fue el primer jamón en obtener la denominación de origen a nivel nacional y tiene que proceder de unas determinadas razas de cerdo. Posee unos bajos niveles de colesterol, siendo las grasas insaturadas(buenas) las predominantes. Espero que esto anime a su consumo.

En esta ocasión catamos el denominación de origen, de unos 9,1Kg. de peso. Un poco grande a mi gusto. El reparto de grasa y proteína bueno. Gusta que salga grasa entrebetada y más si esta está en su punto y bien blanca. De sabor suave y poco salado, como tiene que ser. Un jamón bueno en su conjunto y que invita a volver a cortar otro plato. 





lunes, 6 de enero de 2014

Fonda Alcalá (Calaceite)

El pasado sábado día 4 de enero, nos fuimos a probar un restaurante que me habían recomendado. Muchas han sido las veces que he pasado por la puerta para ir a la playa, pero nunca había parado.

De entrada, el local, lo primero que llama la atención, bastante bonito, tanto la entrada como el interior.
Todo muy limpio, ordenado, amplio y bien decorado. El trato de los camareros bastante bueno, atentos, aunque eso sí, no había demasiada gente.

Se podía elegir menú del día o carta. El menú eran 15€+10% de IVA, el cual incluía primero, segundo, postre y bebida. Aunque los platos de la carta no se iban de precio, a modo de ejemplo, lo más caro que tenía el solomillo de ternera con foie 20€.

Uno elegimos menú y el otro carta. Comenzamos por los primeros, cocido (menú) que incluía garbanzos, patata, verdura y las carnes. Aunque en presentación dejaba algo que desear, no estaba mal. Por otro lado el plato recomendado de la casa judías con sardina a la plancha (6€), muy bueno. Cómo unas sencillas judías pasan a ser un gran plato, super sabroso añadiendo este pescado que es servido aparte. De segundo, albóndigas en salsa con guisantes (menú), normalitas. De echo nos dejamos alguna. De la carta, cabrito empanado con patatas fritas, pimiento y tomate(11€). El cabrito falto de gusto y algo grande. Cuanto más pequeño es el cabrito, más tierno y más sabroso. De postre crema catalana (menú), con una base bastante agradable, aunque el azúcar quemado estaba en mucha cantidad y se quedó una capa muy gruesa que costaba romper. Finalizamos con dos cortados, que por cierto estaban muy ricos.

Todo esto ascendió a 38,50€. En mi opinión y visto que los precios de carta no son elevados, recomiendo la carta, ya que los platos son algo más elaborados.

Volveré a probar de nuevo las judias con sardina.






Probamos (de nuevo) trufa negra...

Ya son varios  los años que me decido a comprar, en comunidad, este preciado hongo. Cada año voy probando diferentes proveedores. Que ni decir tiene que este producto tan especial es tan variable como su precio, que cotiza cada semana y cambia, si no creo mal todos los jueves.

Este año me puse en contacto la semana anterior a Navidad, con la empresa de Sarrión, Manjares de la Tierra, el precio del kilo era en ese momento 590 euros, que multiplicados por los 500gr. que solicitmos ascendia a unos 300 euros, gastos de envio 13 euros incluidos.

A las 24 horas el pedido estaba en casa. El packaging, perfecto. Enviado sin romper la cadena de frío, en caja aislante, con cada ejemplar envuelto en su papel absorbente y una serie de folletos informativos acerca del cuidado y de los productos de la empresa. El medio kilo se componía principalmente de trufas de unos 40-50gr. cada una y una grande de unos 100gr.(estupendo ejemplar).

La relación calidad-precio, podemos calificarla de aceptable. Personalmente, he consumido mejores calidades otros años, aunque a un precio más elevado. En este caso, la mejor manera de explotarlas ha sido en maceración con otras alimentos ya que así con el paso de los días adquiría el sabor buscado. Así pues, fueron utilizadas para trufar huevos, mantequilla trufada y aceite trufado. De estas tres elaboración me quedo este año con la mantequilla salada trufada. Atemperando la mantequilla, rallamos generosamente la trufa encima de esta y dejamos en la nevera 24-48 horas. Después la utilizamos con si de un paté se tratase, con panecillos tostados, una delicia!!! La que utilicé para guisos, revueltos, etc. no me aportó gran valor.

Hasta el año que viene,

querida trufa!!!